jueves, 28 de febrero de 2013

De la A a la Z

He tenido la suerte de recibir una buena educación.
Empezando por mis padres, continuando con el colegio, instituto y universidad, he aprendido cosas de gran utilidad para la vida. Pero no sería lo que soy sin las lecciones que no se aprenden en un aula, en los libros, en casa. Me refiero a las clases magistrales que te da la gente que te rodea, gente que con un lenguaje llano y sencillo te transmite en un minuto más que un señor Doctor en dos horas de interminable clase.
Gente, perdón, maestros y maestras callejeros que de los que en forma de copla carnaval, rescato este abecedario que todos deberíamos tener siempre presente:


Escúchame niño atiende enseguida, 
vamos a contarte algo necesario
Esto va a servirte para toda la vida,
Vamos a enseñarte el abecedario.

Con la A Aprenderás a Amar
Pero sin B no hay Beso con el que Besar,
con Cariño, Calma y Corazón,
Debes Dárselo con Decisión.
Escaquéate, Escapa y Evita
  a la Fémina, Fácil, Falsa y Figurita
a la Gente con Guita que te Grita
al Hombre del Hogar en el que Habitas,
si te Insulta, si te Ignora o si te Irrita.

No Jures Juramentos, no Jures Jamás,
 no seas un Kamikaze 
y un Kilo pases de los demás.
Los Libros te harán Libre, Mima tu Material
Y Nunca seas un Nini  
ni un Niño Ñoño al que engañar.
Si has Ofendido a Otro,
Pues Pídele Perdón
Quiere a los que te Quieran
Respeta Razas y Religión.

No Seas Siempre un Santo, Ten Tus Tonterías
  De Un Único Uso se Vive la Vida.
Tú ponle una X a la hipocresía.
Ya termino, Ya acabo en un periquete.
Y aprovecha el privilegio de poder ir al colegio
Y de no ser un Zoquete.

No hay comentarios:

Publicar un comentario